El desecho confirma una presencia que se vuelve necesaria para dimensionar lo que ya no está. La intemperie lo vuelve a iniciar todo. La vida humana y los espacios de la vida humana.