Pieza 4. Polvo/ parte lateral de la salida de emergencia.  

Si en la caja negra del Boeing 727-200 que son un montón de piezas chamuscadas se oculta la noción de un cadáver expuesto, quizá de su fuero interno surja aún el cúmulo de saberes clandestinos y patrimonios censurados que durante generaciones se gestaron para construirlo,
hasta, finalmente y fruto de su propia fuerza destructiva, terminar por incendiarle.


Aparecerá el archivo de su dilatada caída: la congregación de vagos malolientes, el vandalismo plástico, los condones escondidos en las gavetas, las fantasías bélicas ahí orquestadas, el deseo furioso aferrado a los metales, la exploración lúdica de los caminos de Asclepio.
 

El archivo será entonces usado no en su variante nostálgica.
La tradición será retomada no como una afirmación identitaria y funcional. Serán los gestos que concurran en las piezas de la caja negra el instrumento del juego demoniaco. Como el niño que desentierra los huesos de su padres para jugar con ellos.